Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad

Personal de mantenimiento de los hospitales, cada vez menos y cada vez peor

No solo el personal eventual de la sanidad pública madrileña sufre la precariedad laboral. Los trabajadores interinos también sufren el miedo: su plaza puede ser cubierta por un fijo o amortizada o, como en el caso del personal de mantenimiento, que su categoría sea externalizada y adjudicada al mejor postor. Mientras se deterioran los hospitales a ellos se les despoja paulatinamente de tareas. Y los usuarios sufren las consecuencias.


-Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando?

-Respuesta: 13 años

Eliminacion de personal-P.: ¿Siempre has tenido el mismo tipo de contrato?

-R.: Primero tuve un contrato de seis meses aproximadamente. Y luego me tocó una temporada que hacían interinos y me hicieron uno.  Antes del año 2006 todavía se hacían.  A partir del 2007 o 2008 dejaron de hacerlos.

-P.: ¿Todos los que estáis en mantenimiento sois interinos?

-R.: Interinos puede haber un 20%, otro 20% es fijo. El resto es personal eventual.

-P.: Tú viviste en la lucha por las 26 categorías ¿las 26 categorías de personal no sanitario tienen su existencia asegurada?

-R.: Pienso que fue un paso adelante pero creo que la idea de la administración es seguir privatizando. Simplemente dejando morir las categorías. No sacan oposiciones y las categorías acabarán extinguiendo por falta de personal.

-P.: El mantenimiento de los hospitales ¿ómo funciona en la actualidad?

-R.: Nosotros tenemos una plantilla más bien escasa. La mayoría de los trabajos se privatizan con contratas externas. Nos dejan para trabajos urgentes, tareas que requieren que se hagan rápidamente. Cada vez vamos perdiendo más funciones. Somos poco personal, no meten más y lo que hacen es subcontratar. Por ejemplo los trabajos de tapicería, pintura, ventanas: los van dejando y cuando tienen un cúmulo grande lo subcontratan. Todo lo que no se puede hacer día a día, que es mucho debido a la escasez de plantilla.

-P.: ¿Es una cuestión premeditada?

-R.:  Sí, porque si aumentara la plantilla se podrían llevar a cabo más tareas pero como no hay personal suficiente al final dejan las labores menos urgentes porque no se puede atender todo. Entonces, cuando el volumen ya es grande se subcontrata.

-P.: ¿El volumen de vuestro trabajo, desde que empezaste hasta ahora, a pesar de las externalizaciones de tareas, ha cambiado?

– R.: No, para nada. Esto no es nuevo. Hay empresas que llevan trabajando toda la vida a base de contratos menores. Lo que pasa es que cada vez es mayor el monto de trabajo que se llevan y que se podría hacer perfectamente con más personal público. Más rápido y más barato.

-P.: ¿Has hecho alguna vez la cuenta de la diferencia de coste entre un trabajo realizado por vosotros y otro subcontratado?

-R.: Es mucho mayor en el segundo caso, es de lógica. Si tienes dos trabajadores que cobran un sueldo relativamente similar al nuestro, los gastos de seguridad social y demás serán similares pero la empresa obtiene un beneficio que en el caso de los trabajadores del SERMAS no existe, es un beneficio social y público.

Derogacion-P.: Con tanta empresa privada como hay en los hospitales y tanta contrata ¿cómo puede suceder que en cuanto llueve en Madrid se hunda el techo de algún hospital?

-R.: No es tan difícil. Los hospitales antiguos tienen muchos años ya. Se hacen muchísimas obras pero falla la supervisión. No hay un control riguroso de las contratas para verificar la calidad del trabajo. Se hacen muchos trabajos defectuosos desde el principio, de manera que son problemas que luego se arrastran porque una vez que se hace una obra, si no se ha hecho bien, se queda ahí.

-P.: ¿Por dónde crees que puede pasar la solución en ese sentido?

– R.: La solución es que se debería controlar mejor lo que hacen las contratas. El trabajo tiene que tener una calidad y habría que pedirles una garantía en cuanto a los acabados y la ejecución. Creo que debería haber una mayor vigilancia.

-P.: ¿Crees que, más allá de que quieran terminar con las categorías de personal no sanitario, también es una forma de intentar difundir entre los usuarios la imagen que la sanidad pública no funciona, que no tiene solución?

-R.: Esto debería servir para que los usuarios reflexionen sobre el mantenimiento: con la crisis que hemos tenido en el sector de la construcción la mayoría de las empresas de ese sector, como FERROSER o ACS, que antes no paraban de levantar edificios, ahora han entrado en la sanidad porque la ven como una forma de enriquecerse y pagar dividendos a los accionistas. Y la sanidad pública no es un negocio, es un servicio al que toda la población tiene derecho.

-P.: ¿Es cierto que algunos de los trabajos que realizáis luego son facturados por las empresas privadas contratadas por los hospitales?

– R.: Así lo denunciaron los compañeros de mantenimiento en el Hospital de Alcalá, dos de los cuales después fueron despedidos. Hay trabajos que se hacen, que se mandan realizar por parte de los mandos intermedios, y los trabajadores no sabemos a quién le corresponde su ejecución, si a la contrata o a nosotros. No se conocen todos los pliegos de condiciones que hay en cada momento, porque van variando de contrato en contrato. Cuando te pones a pensar no sabes si la tarea que tienes que realizar te corresponde a ti o si ya están pagando a una empresa externa para que las realice. O ves que hay cosas que no se hacen y desconoces a quién corresponde su ejecución aunque sepas que son trabajos que habría que hacer.

-P.: ¿Esa atomización de funciones no es un poco antieconómica? Si contratas un volumen mayor se supone que te tienen que hacer mejor precio…

– R.: Sí, pero al final te das cuenta de que las grandes empresas son siempre las mismas. Tienes un grupo de empresas que hace una función y una temporada en el pliego salen unas y otras en otro pliego. Parece que se le da a otra empresa pero se le está dando a la misma. Es la trampa. Hay empresas grandes que concursan para un pliego y a la vez otra empresa del mismo grupo mete otra oferta. Parece que hay varias pero se puede dar el caso de que el origen sea la misma compañía pujado por el mismo servicio pero con cantidades distintas.

-P.: Entonces ¿hay alguna especie de monopolio?

– R.:  Sí. Sobre todo hay que tener en cuenta que muchos de los trabajos que se hacen son muy especializados y son muy pocas las empresas capaces de hacerlos. Cuando quieren coger una obra muy grande hacen una UTE. Al final hacen todos esos cambalaches: se hacen UTES distintas pero con las mismas empresas.

-P.: La segunda entrevista que se hizo para Voces Precarias la realizó una compañera de la lavandería de Mejorada y nos dijo que a ellas ya se les había olvidado pero que los trabajadores del SERMAS no se daban cuenta de que Mejorada representó el principio  pero que iban a seguir. Que en su momento no fuimos conscientes de la importancia del trabajo que realiza el personal no sanitario y que su externalización había salido barata. ¿Qué crees que significaría que todo el trabajo que se hace por el personal de mantenimiento de un hospital fuera privatizado?

 -R.: Se perdería calidad en todos los aspectos. Por ejemplo, una cosa tan importante como es controlar el aire en un medio hospitalario. La climatización, los cambios de filtro, que haya una calidad del aire, limpieza de conductos… Una mala gestión del acondicionamiento trae muchas consecuencias. Es fundamental que haya una limpieza y un mantenimiento preventivo de filtros, ventanas que cierran bien, temperatura en quirófanos… Son condiciones indispensables de salud y comodidad de los pacientes. Si estamos eliminando personal, las consecuencias las pagan los usuarios, y cambiándolos por contratas que no conocen el hospital tan completamente, ya lo estamos viendo cuando vamos a una habitación con baja temperatura y los pacientes tienen frío. No puede ser que en un hospital grande haya uno o dos carpinteros; es imposible que puedan hacer todo el trabajo. Si no se llevan a cabo las reparaciones necesarias cada vez es más difícil solucionar el problema.

Y las 26 categorías representan un negocio más que interesante para las empresas privadas.

-P.: ¿Por dónde pasaría la solución?

No es humano-R.: Hace falta un aumento de plantilla urgente. Sería necesario; para poder llevar todo sería necesario el doble de plantilla. Pero no solo de plantilla, también de medios. Es un problema muy importante también, carecemos de materiales, maquinaria… Si no hay plantilla, no traen materiales para realizar las reparaciones y la maquinaria necesaria está obsoleta… No se invierte en ninguna de las tres cosas y al final no se puede llevar un mantenimiento adecuado. Imaginad por un momento cómo podría operar un cirujano con la herramienta o maquinaria que se utilizaba hace 50 años: los resultados no serían muy buenos.

-P.: ¿Qué garantías tienes de mantener tu puesto de trabajo?

-R.: Pues se supone que mientras no venga otra personal por traslado o se haga una OPE o se amortice la plaza… Pero ya hemos visto lo que ha pasado con la lavandería o en Puerta de Hierro, que se han amortizado plazas y los interinos han sido despedidos. La precariedad no es sólo el contrato que tienes, también es lo que cobras y cómo trabajas. Así que fijos no estamos, ni mucho menos.

-P.: ¿Te influye esto a la hora de trabajar?

 – R.: Yo siendo interino tengo menos problemas, pero es una pena ver cómo compañeros eventuales, que lleva ocho o nueve años trabajando conmigo, gente muy válida, y que a las fechas que estamos (mediados de diciembre) todavía no saben si les van a renovar o no. Es muy duro que no lo sepas, que te enteres un par de día antes. Y estamos hablando de trabajo. ¿Cómo puedes planificar tu vida, el mes que viene así?

No puedes meterte en ningún proyecto, ni tener acceso a una casa. Con un contrato de seis meses un banco no te da una hipoteca.

Además lo que se consigue es que la mayoría del personal sienta que no es suyo, no te sientes parte del hospital.

La precariedad es una forma de intentar acabar con la sanidad pública.

-P.: ¿Quieres añadir algo más?

-R.:  Yo tengo la suerte de no tener que preocuparme por si trabajo al año que viene. Pero a mis compañeros no sabemos lo que les espera, además de una navidad angustiosa si no les dicen nada antes. Y así todos los años. Eso sí que es vergonzoso e inhumano, haciéndolos esperar hasta el último momento. Además las noticias no son nada alentadoras, con los recortes que va a tener que hacer el gobierno. Cuesta muy poco decir con una mínima antelación si les van a renovar o no. La gente tiene que poder saber cuál es su situación para obrar en consecuencia: buscar trabajo o relajarse un poco hasta el próximo cumplimiento de contrato. Es un mínimo de dignidad.v

 

OTRAS VOCES PRECARIAS

Equipos de Atención Primaria y Servicios de Atención Rural: incertidumbre e inestabilidad laboral

cxnwalkwqaahkkhAnteriormente tuvimos ocasión de hablar con trabajadores del SUMMA112 que nos contaron las condiciones laborales con las que tienen que lidiar día a día. Hoy le toca el turno a la Atención Primaria en sus dos vertientes, los Equipos de Atención Primaria (EAP) y los Servicios de Atención Rural (SAR), tampoco exentos de precariedad y constante incertidumbre laboral entre sus trabajadores.

 


Auxiliar Administrativo de Primaria: una categoría en peligro de extinción

Cuando vamos al centro de salud, el primer profesional con el que nos encontramos es con un@ auxiliar administrativ@, una categoría machacada por los recortes y la privatización que no renuncia a luchar por un puesto de trabajo digno y de calidad. Parte de su trabajo, las citas,  fue privatizado y lo gestiona desde 2010 INDRA, empresa que se autoauditaba por 6,8 millones de euros al año que hemos pagado.

 


SUMMA112: “Suplentes sin derechos”

chaquetasummaEn el SERMAS cuando hablas con sus trabajadores y trabajadoras y piensas que ya no puede haber nada peor, el tiempo te quita la razón. Este es el caso del SUMMA. En pleno siglo XXI nos encontramos trabajos dentro de la Administración Pública con contratos a días, personas con miedo a hablar y a reclamar sus derechos o a denunciar situaciones injustas. Pero siempre hay alguien dispuesto a decir en voz alta lo que es justo y lo que no. Y cada vez son más los que gritan ¡Basta!.

Este es el caso de los trabajadores del SUMMA que han hablado con nosotros. Desde aquí, todo nuestro agradecimiento y nuestra admiración por su valentía. Agradecimiento y admiración que extendemos a todas las Voces Precarias que semana tras semana están llenando esta web de denuncia y de esperanza.


Lavandería de Mejorada: “Somos un problema que no es tan difícil solucionar, aunque ahora parezca que no existimos y que nunca hemos tenido ninguna relación con el SERMAS”

lavanderiaLa Lavandería de Mejorada parece un conflicto ya olvidado. Parece que no recordamos que eran compañeras del SERMAS, algunas con muchos años de servicio, y que ahora sufren unas condiciones laborales penosas. Reinas de la precariedad laboral a pesar de contar con un puesto de trabajo, se merecen que su lucha siga viva y la solidaridad de los que, hasta el 30 de noviembre de 2013, fueron sus compañeros y compañeras.


“El 31 de diciembre nos termina el contrato, creo que a 14 personas de la cocina. Somos necesarios. ¿Qué van a hacer?”

gorro_pincheCon esta entrevista comienza una serie de testimonios  que creemos que hay que oír. Son much@s l@s compañer@s que están pendientes de lo que sucederá después del próximo vencimiento de contrato. Así, durante años.
Detrás de cada contrato hay un rostro. Y cada rostro tiene una voz de la que queremos hacernos eco. Pero como las consecuencias de plantear su  situación en alto pueden ser graves, hemos decidido, en contra de nuestra política, respetar el anonimato de nuestr@s compañer@s. Son Voces Precarias. Somos Voces Precarias.

 


NOTA: La reproducción de artículos de terceros o cuyo autor original no sea MATS, no implica necesariamente acuerdo con los mismos y su publicación aquí, obedece a una política de pluralidad informativa.

Categorías: Voces Precarias

Deje un comentario